Islandia #1

No sabemos si es por Game of Thrones, las redes sociales o cualquier otro motivo que se os ocurra, pero Islandia está de moda. También conocida como la tierra del hielo, es el viaje perfecto para escapar de la rutina y desconectar, además de disfrutar de uno de  los paisajes más increíbles que veréis nunca.

Islandia te impacta y a la vez te enamora, un juego de contrastes constantes hace de ella una tierra mágica que te invita a descubrir cada rincón.

Descubre la naturaleza en estado puro y explora el Círculo Dorado, formado por el parque de Thingvellir, Geysir y Gullfoss, imprescindibles si visitáis la isla volcánica. El parque nacional es uno de los lugares históricos más importantes de la isla y sin lugar a dudas un lugar perfecto para perderse, aunque sea un rato. Quedarse sin palabras es la reacción más frecuente cuando se visita Geysir, una reacción de la madre Tierra de lo más espectacular y mientras, Gullfoss es una de las cascadas más grandiosas.

Haz la ruta de las cascadas y si puedes, no te dejes ninguna. Cada una de ellas es especial por algo. Sentirás que perteneces a Seljalandsfoss pues no siempre podemos pasar por detrás de una cascada y con Skogafoss apreciarás lo bonito que es ver el agua caer. Y por el camino, no podrás evitar parar y contemplarlas. Todas merecen la pena, desde las más pequeñas hasta las más grandes.

Déjate conquistar por las vistas desde el mirador Eyjafjallajokull, la inmensidad en todo su esplendor. Camina sin mirar el reloj por las playas negras de Vik y disfruta de su pueblo, sencillamente encantador. Pero sin lugar a dudas Jökulsárlón te dejará sin aliento y te robará el corazón. Es el mayor lago glaciar de Islandia, lleno de icebergs que sedesprenden y flotan hasta llegar a la orilla del mar. ¡Contrastes, contrastes y máscontrastes!

Visita el parque Natural de Skaftafell, disfruta de su paisaje y encuentra la escondida cascada de Svartifoss, muy diferente al resto de las ya mencionadas. Recorre la isla y por supuesto, no te olvides de los Fiordos del Este. Montaña a un lado, playa al otro. ¡Qué paisaje!

Descubre los pequeños pueblos que forman parte de la isla como Seydisfjordur, encanto por cada rincón. Visita la zona del Krafla, tierra volcánica, y observa la tierra, las montañas, incluso la arena. Todo tiene un aspecto diferente aquí. Diferente pero increíblemente bonito.

Emocionate al ver una ballena en plena naturaleza, nadando en el mar, a pocos metros de ti. Son muchos los lugares donde se puede realizar excursiones de avistamiento de ballenas y debe ser uno de vuestros planes del viaje. Una experiencia diferente y muy pero que muy especial.

Piérdete por las calles de Reikiavik, ciudad que se debe visitar al menos una vez en la vida y pasa horas mirando al cielo hasta que puedas contemplar la aurora boreal, uno de los sueños de muchos y no es de extrañar, es mas que preciosa. Báñate en alguna de las tantas aguas termales que hay en la isla, siente el frío y el calor a la vez, disfruta y relájate.

Comparte: